Bicicletas plegables y eléctricas y su implicación en el beneficio medioambiental

Bicicletas plegables y eléctricas. Seguramente habrás leído sobre ellas. Se encuentran de moda, lucen bien, son seguras, no requieren de pedaleo continuo y se pueden usar en largos trayectos. Pero, ¿es todo lo que pueden hacer? La respuesta es: no.

Existen diversos beneficios asociados a la movilidad sostenible y a la reducción de la huella de carbono que hay que destacar. En el siguiente artículo profundizaremos sobre qué son, cómo funcionan y cuál es su implicación en la preservación medioambiental.

¿Qué son las bicicletas plegables y eléctricas?

Antes de hablar sobre cuál es la implicación medioambiental de las bicicletas plegables y eléctricas, retrocedamos un poco y conozcamos qué son. Se trata de una bicicleta impulsada mediante un motor eléctrico que se puede desmontar para reducir su tamaño.

Poseen baterías recargables, incorporadas a los motores y que reducen la huella de carbono. Aunque, de eso hablaremos más adelante. Cuentan con bisagras, que es un herraje de movimiento, que permiten doblar los manubrios. Volviendo la unidad más compacta.

bicicletas plegables impacto medioambiental

La idea de las bicicletas plegables y eléctricas es combinar dos aspectos: la facilidad de traslado mediante un motor eléctrico que reduce el esfuerzo humano, y la capacidad de reducir su tamaño para aligerar la carga y ahorrar espacio de almacenamiento.

Por otro lado, no deben confundirse con las motocicletas, ya que no utilizan fósiles para accionar el movimiento y suelen ser de tracción híbrida. Es decir, los movimientos humanos de pedaleo siguen presentes, solo que se intercalan de acuerdo a las necesidades.

¿Qué tienen de especial las bicicletas plegables y eléctricas?

Parte de los beneficios los nombramos, pero no son suficientes. Todavía existen particularidades que incentivan la compra del producto. Aquí nombraremos las razones que convierten a las bicicletas plegables y eléctricas, que puedes encontrar en sitios como https://cafeybici.com, en las favoritas del público:

  • Versátiles. Son bicicletas diseñadas para diversos usos, entre los que se incluyen: paseos recreativos, competiciones entre amigos, transporte personal y medio de ejercicio.
  • Livianas. Cuando se activa la función de ‘pliegue’, el peso de las bicicletas disminuye. Permitiendo el traslado de un lugar a otro sin inconvenientes.
  • Llamativas. Estéticamente, las bicicletas eléctricas lucen bien, incluso más que una motocicleta. Los diseños varían de acuerdo al fabricante, pero por lo general captan la atención de los consumidores.
  • Saludables. La conducción puede intercalarse para evitar el desgaste físico rumbo al trabajo, a una cita  o a visitar a los familiares.

Impacto medioambiental de las bicicletas plegables y eléctricas

Para conocer el verdadero impacto medioambiental de estos vehículos sostenibles, hay que entrar en contexto. La huella de carbono es el grado de contaminación emitido por las actividades humanas diarias. Entre los agentes más contaminantes tenemos a los transportes.  

El vehículo, por ejemplo, emite una cantidad significativa de CO2 a la capa de ozono en un simple traslado. Ahora, imagina ese grado de contaminación diario para trasladarse a los destinos personales y laborales. De ese espectro no escapan los buses públicos y motocicletas.

Fuera de ese escenario es donde entran en juego las bicicletas plegables y eléctricas quienes no emiten huella de carbono y son un medio reconocido de transporte. De hecho, la cantidad de contaminación emitida por una bicicleta eléctrica es la misma que emite una persona al caminar.

Las baterías de las bicicletas son de litio y no expulsan ningún elemento que se considere contaminante. A lo mucho el consumo de electricidad al cargarlas. Sin embargo, se está trabajando para aprovechar otros medios de energía, como es el caso del autoconsumo solar.

impacto medioambiental de las bicicletas plegables y eléctricas

En conclusión, los vehículos tradicionales (dígase los coches y buses) consumen combustible, emiten gases de efecto invernadero, contribuyen a la contaminación sónica y no aprovechan la energía renovable. Mientras que las bicicletas plegables y eléctricas utilizan energía sostenible, no emiten gases de efecto invernadero y son reutilizables.

Beneficios ambientales de las bicicletas plegables y eléctricas

Sabemos que hay un impacto medioambiental, pero es difícil visualizarlo sin ahondar en los beneficios específicos. Por eso, he aquí las ventajas ambientales asociadas a las bicicletas plegables que utilizan energía eléctrica para movilizarse de un punto a otro.

Aire más puro

Si vives en la gran ciudad seguramente te has pasado: vas caminando tranquilamente y de repente el humo de los vehículos te ahoga, provocando un ataque de tos repentino. Vivir en esas condiciones es poco sano, además que contamina mediante sustancias e hidrocarburos.

El uso de las bicicletas plegables y eléctricas cambiaría exponencialmente las características del aire, evitando la contaminación constante y los ataques de tos repentinos por las partículas tóxicas del humo en el medio ambiente.

Menos industrias de fósiles

Si crees que los vehículos tradicionales contaminan, ahora imagina el impacto de la huella de carbono de las industrias que se dedican a la extracción y quema de combustible. Algo realmente peligroso tanto para el planeta tierra, como para los humanos.

El uso de las bicicletas eléctricas disminuirá la quema y extracción de combustible. Es cuestión de lógica: mientras menor sea la demanda de combustible, menor será la manufactura de los fósiles. Incluyendo la construcción de coches y buses, que también aportan su granito de arena a la hora de contaminar.

Disminución de la contaminación acústica

¿Sabías que el 95% de la contaminación acústica es provocada por los automóviles? Poca atención se le presta dado que a simple vista no pareciese perjudicar. En cambio, es peligroso para la salud con riesgos como: alteraciones de sueño, enfermedades cardiovasculares y trastornos motivados por el ruido.

Las bicicletas plegables y eléctricas son silenciosas y no cuentan con agentes acústicos que pudiesen ser riesgosos para el medio ambiente y la salud de los humanos. El uso de estas unidades es un paso más para conciliar mejor el sueño, controlar la presión sanguínea, reducir los dolores de cabeza y mejorar los problemas digestivos.

Soluciones a largo plazo

Lamentablemente, la mayoría de las soluciones son de corto plazo. Las bicicletas eléctricas son la excepción, ya que se diseñan para durar a largo plazo. Y si agregamos que reducen la emisión de gases invernaderos, imagina el futuro que nos espera como principal medio de transporte para traslados cortos. ¡Un verdadero impacto!

bicicletas eléctricas beneficios ambientales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies