Ventajas palets de plástico para el sector alimentario

Los palets más utilizados en el mundo son los que están hechos de madera, pero esto ha empezado a cambiar de una forma drástica en los últimos años, ya que los palets de plástico han mostrado tener una serie de ventajas muy interesantes que se adaptan a la perfección a las necesidades de distintos tipos de industrias y sectores, tal y como es el caso del sector alimentario.

Es normal que hoy en día muchas personas comiencen a pensar mal de todos los productos que estén hechos de plástico por motivos de contaminación, pero una vez que tengas más información sobre los palets de plástico y que conozcas las ventajas y beneficios que estos representan, verás que realmente son una buena opción.

¿Qué es un palé?

Un palé es una especie de armazón que puede estar hecho de metal, madera o plástico que tiene el objetivo principal de facilitar el almacenamiento, levantamiento y el manejo de mercancía. Normalmente se utilizan grúas conocidas como carretillas elevadoras para levantar y mover los palets fácilmente.

Desde hace algunas décadas los palés son indispensables para distribuir fácilmente todo tipo de productos, ya que su funcionamiento se ajusta a las necesidades de empresas que pertenecen a distintos sectores.

En la actualidad podemos encontrar palés hechos de distintos materiales y con distintas formas, ya que algunos modelos se ajustan mejora a las necesidades de cierto tipo de empresas para facilitar el transporte de su mercancía.

En esta ocasión hablaremos a fondo sobre los palets de plástico y destacaremos la razón por la que son una excelente opción para el sector alimentario, destacando las ventajas más importantes que aportan a las empresas de dicho sector.

Motivos por los que utilizar palets de plástico en el sector alimentario

Tienen una mayor duración

El plástico del que están hechos los palets es de buena calidad, por lo que es resistente y duradero, ofreciendo un tiempo de vida útil mucho más largo que el de un palé hecho de madera.

Esto se debe a que la madera no soporta ciertas condiciones de humedad o climáticas, absorbiendo humedad, suciedad y otras sustancias con mayor facilidad. De esta forma, la madera se puede ensuciar, infectar y romperse con mucha más facilidad.

En cambio, el plástico es un material que resiste mejor estas condiciones, pudiéndose limpiar con una gran facilidad y así mantenerlos en buen estado durante mucho tiempo.

Son más higiénicos

Ya mencionamos que son más fáciles de limpiar, lo que significa que es más sencillo mantenerlos libre de gérmenes, suciedad y otras impurezas, algo que es realmente útil dentro del sector alimentario.

Gracias a que su material no absorbe la suciedad de la misma forma que la madera, es mucho más complicado que los palets de plástico puedan llegar absorber gérmenes, parásitos y suciedad. De esta forma los alimentos se mantienen libre de bacterias y parásitos, llegando en mejor estado a la tienda en la que se pondrá a la venta.

Mejoran la seguridad del producto durante su almacenamiento y transporte

Otra de las grandes ventajas que podemos destacar sobre los palets de plástico, en comparación a los de madera, es que no tienen claves o astillas que puedan representar un peligro para las personas que manipulan los palets, así como a los productos que se pongan sobre él.

La madera termina dañándose en menos tiempo, por lo que es normal que comience a presentar distintas complicaciones como las antes mencionadas.

Son mucho más ligeros

El palé de plástico pesa aproximadamente la mitad de lo que pesa uno de madera, lo que facilita y abarata el transporte de las mercancías.

De esta forma los trabajadores pueden cargarlos y acomodarlos de una forma mucho más sencilla y sin tener que hacer mucho esfuerzo, además de que se disminuyen notablemente los costes logísticos enviando la misma cantidad de producto al disminuir el peso de la carga que se transportará.

Se reciclan para evitar desechos

Como mencione anteriormente, una de las razones principales por las que muchas personas creen que los palets de plástico no son una buena opción es porque contaminan al estar hechos de plástico, pero lo cierto es que el plástico del que están hecho es un material completamente reciclable y reutilizable, por lo que siempre y cuando la empresa esté comprometida con el medio ambiente los palets no deberían generar contaminación.

Es un hecho que el problema del plástico no es que no sea reciclable, sino que se da un mal uso de su ciclo de vida útil. Simplemente se necesita que la empresa que los utilice los deposite en un contenedor de reciclaje para que no terminen amontonados con otros desechos plásticos.

Evitan interrupciones en envíos internacionales

Los palets de plástico no necesitan de expediciones de documentos o certificados en el caso de los envíos internacionales, motivo por el que permiten que todo el proceso sea más rápido.

Son encajables y permiten ahorrar espacio

Los palets de plástico son encajables y más ligeros, por lo que permiten ahorrar hasta un 50% de espacio al almacenarlos, permitiendo que su transporte y almacenamiento sea mucho más sencillo.

Estas son las ventajas palets de plástico y realmente vale la pena tener en cuenta todos los beneficios, ya que estas permiten que las empresas de alimentos puedan transportar su mercancía de una forma más sencilla y efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete gratis si eres amante de lo EcológicoVídeos, consejos, productos, naturaleza