La meditación y el medio ambiente

La meditación, es uno de los actos consiente que el hombre debe realizar en algún momento de su vida. Ya que promueve la conexión entre nuestra conciencia externa con la interna y nos eleva a un estado de paz y tranquilidad que nos permite darle una pausa a las  cotidianas experiencias estresantes que experimentamos a diario. Revisa mantras tibetanos , para tener una buena concentración y relajación.

Siempre se ha dicho que no es necesario para meditar estar en un lugar tranquilo y alejado del bullicio del cotidiano vivir. Pero si es lo más recomendable ya que no solo nos conectamos con nuestra espiritualidad interna, sino también con el entorno, ya sea en una montaña, un riachuelo, la playa o en cualquier lugar donde esté presente la naturaleza.

Cuando hemos adquirido como un hábito, el maravilloso acto de la meditación diaria, podemos volvernos sensible a la energía que emana la naturaleza. Nos hacemos consiente de la existencia de los elementos de los cuales está compuesto el medio ambiente. Ya sea el elemento agua, el elemento tierra, el elemento fuego y el elemento aire.

La meditación, cuando es realizada en el medio ambiente, no solo nos conecta con nuestra parte espiritual. También se hace un vínculo con la energía de nuestra amada tierra, una madre que hemos olvidado y maltratado tanto, con nuestra falta de amor. Este tipo de experiencias son tan gratificantes que nos lleva a un estado que sobrepasa toda comprensión humana.

Beneficios de la meditación en el Medio Ambiente

Como ya se ha dicho es muy favorable para la meditación, hacerlo en contacto con la naturaleza. Tener contacto con la madre tierra ofrece vitalidad al cuerpo, debemos siempre buscar lugares que sean muy hermosos rodeados de flores, de mucho verde, esto ayuda a nuestro contacto interno.

Cuando meditamos y entramos en el silencio profundo donde ya dejamos de percibir lo externo y comenzamos a escuchar solo nuestro interior. En este estado de total relajación y rodeado de plantas y flores en especial de  nardos, es muy posible que se haga contacto con los seres angelicales.

Pero para lograr todo esto hay que aprender a meditar, para lograr ese estado de quietud necesaria para poder escuchar la voz interior. Esta voz que es la voz de tu alma, la voz de Dios, si crees que no es posible, entonces no estás preparado para la meditación, porque para entrar en estados superiores de conciencia debes tener la mente muy abierta y conocer las posturas para meditar.

Respetar el Medio Ambiente

Debemos entender que cuando nos referimos al medio ambiente, no solo estamos hablando de las áreas verdes, de la montaña, de las playas, etc. Nos referimos a todo el planeta, a este habitáculo donde vivimos pero el hombre se empeña en contaminar y destruir día a día.

No solo debemos meditar en el medio ambiente, si no por él, tomar conciencia de nuestro estilo de vida, tomar conciencia de que debemos relacionarnos de forma amorosa y armoniosa con la naturaleza. Es por este motivo que tal vez se quiere establecer el día mundial del Medio Ambiente.

El 5 de junio se celebra este día, aunque no es día para celebrar, ya que nuestros ecosistemas cada vez están más contaminados. Se pretende llevar la atención de que existen millones de personas que están comprometidos con la preservación del Medio Ambiente y por ende del planeta.

Se están creando jornadas en especial en este día, para que se realicen meditaciones en lugares que se tenga contacto con la naturaleza. Pero enfocados en meditar por la salvación del planeta, de que las personas que pueden detener este caos mundial se aboquen a soluciones prácticas.

Meditación en Ayuda del  Medio Ambiente

Todos estamos conectados por hilos invisibles, nuestra actuación puede llevar a otros a actuar de la misma manera. Cuando pensamos en realizar obras que estén en beneficio de un colectivo, este bien se manifiesta de forma absoluta e influye en aquellas personas de una manera insospechada.

Cuando me conecto con los cuatro elementos, esta conexión se debe realizar de una manera absoluta, llamándolos por separado, pero uniéndolos en mi conciencia. Esta conexión se debe hacer sin el peso del pasado, sin odios, sin egoísmos, sin pensamientos que retarden el contacto con nuestro interior.

Al adquirir la postura para la meditación de preferencia sentada, debo entrar en el silencio y escuchar los latidos de mi corazón. Al estar relajado debo conectarme con la energía de la tierra y de los demás elementos, para recibir el mensaje que de ellos se emana, de una forma pura y perfecta.

Si no tienes mucha experiencia meditando, puedes realizar estos espacios de silencio por espacio de 5 minutos. Cuando tengas más tiempo en esta práctica puedes extenderlo de 20 a 30 minutos. La conexión que hagas con los elementos que componen el medio ambiente te dará mucha paz y ellos sentirán el amor y respeto que sientes por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete gratis si eres amante de lo EcológicoVídeos, consejos, productos, naturaleza