¿Qué es la reserva de la Biosfera?

La reserva de la biosfera son ambientes naturales reconocidos internacionalmente en el que los pobladores de esos espacios realizan actividades culturales, sociales y económicas, encaminados hacia la sostenibilidad y la conservación de los recursos biológicos. Promoviendo para ello la investigación, la educación y el intercambio de costumbres entre los diversos habitantes. Procurando así, disminuir la escasez, y las necesidades de los pueblos, y contribuyendo a renovar sus valores culturales.

Estas reservas se instauran en terrenos y zonas  acuáticas con un interés biológico o ecosistemas exclusivos adónde existen una gran cantidad de presencia humana con agilidades productivas que no sean perjudiciales para el medio ambiente. Al mismo tiempo, son áreas fundadas con el propósito de valorar diferentes enfoques para comprender y solucionar los cambios e interacciones entre los métodos humanos y naturales, mejorando las crisis y la gestión de la biodiversidad.

reserva de la Biosfera

¿Qué espacios son?

Estos espacios fueron denominados reserva de la biosfera en el año 1974 por los diferentes estados miembros de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en inglés United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization); debido al crecimiento acelerado de la población y a sus cambios de conducta y explotación indiscriminada de los recursos naturales, lo cual fue generando algunos daños irreversibles en la naturaleza.

Estas reservas de la biosfera han contado con el apoyo de números gobiernos de varios países del mundo, los cuales lo ven como una posibilidad para procurar una apropiada convivencia entre los seres humanos y la naturaleza de un modo equilibrado e imparcial, y que ratifique la preservación de significativos ecosistemas del planeta.

Relacionado: Nuevas especies en la Antártida

Condiciones

Estos espacios naturales para poder ser designados reserva de la biosfera, deben cumplir tres funciones:

  1. Conservación: Se estipula en la resguardo de los recursos genéticos, las especies, los ecosistemas y los paisajes.
  2. Desarrollo: se fomentan un crecimiento económico y humano sostenible desde un punto de vista sociocultural y ecológico de los núcleos poblacionales particulares.
  3. Apoyo logístico: a proyectos de demostración, investigación, y capacitación sobre la educación ambiental, la comunicación y observación permanente en asuntos de la localidad o región, nacionales y mundiales en temas de conservación y desarrollo sostenible.

Zonas

Asimismo, para poder desempeñar estas funciones, una reserva de la biosfera precisa respetar una clasificación en sectores, respondiendo al nivel de protección y de presencia humana, de ahí que se diferencien tres zonas:

  • Una zona núcleo, la cual está compuesta por un ecosistema estrictamente protegido que favorece a la conservación de los paisajes, ecosistemas,  especies,  variaciones genéticas y los procesos ecológicos. Pudiendo existir más de una zona núcleo en una Reserva de la Biosfera, solo se consienten trabajos de investigación y de menor impacto.
  • La zona tampón, es la que rodea a la zona de núcleo, para brindarle protección, minimizando las secuelas que las labores humanas puedan acarrear sobre ella. En esta zona se puede realizar actividades humanas con escaso impacto en el medio y que sean relacionadas con prácticas ecológicas enfocadas en la educación ambiental,  el turismo ecológico y que puedan contribuir a la capacitación y la educación científica.
  • Zona de transición: es la franja de la reserva donde se desarrollan un mayor número de las actividades para suscitar un desarrollo económico local y humano, las cuales deben ser lo más razonables posibles, desde un punto de vista social, cultural y ecológico, como una efectiva practica de agricultura ecológica y/o ganadería.

En concreto, se puede decir que la misión de las Reservas de la Biosfera es impulsar el desarrollo sostenible a nivel regional y mundial. Asimismo, servir como áreas educacionales en donde los políticos, científicos e investigadores puedan  cooperar implantando prácticas locales que inciten al desarrollo sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies