Gestión de desperdicios industriales

La gestión de desperdicios industriales es una importante labor que han emprendido muchas empresas y organizaciones en vista de la mejora del medio ambiente. Entendiendo que los residuos industriales son todos aquellos desperdicios desechados durante los procesos de fabricación o transformación en la actividad industrial, es normal que se esté creando conciencia sobre su tratamiento.

Las principales industrias que generan residuos peligrosos incluyen productos químicos y plásticos, que son dañinos para el medio ambiente. Solo las bolsas de plásticos perjudican a los animales del mar que quedan atrapados dentro. Mientras que los químicos que se desechan son capaces de eliminar ecosistemas enteros.

Por su parte, la gestión de desperdicios industriales es una acción trascendental para la protección del único planeta que tenemos a disposición para vivir. De tal manera que, el manejo de los desechos industriales en las zonas, así como los esfuerzos en el área de la conservación, han emprendido un viaje hacia la re-utilización.

gestión de desperdicios industriales

Por ejemplo, algunas de las gestiones que se tiene en materia de minimizar los desperdicios industriales, encontramos  las industrias de plástico químico, que son las que tienen mayor cantidad de desechos peligrosos. A largo plazo serán remplazadas por otras industrias más conservadoras, como la de madera y  papel.

A continuación, desglosaremos en detalle cada una de las características de la gestión de desperdicios industriales. Cuáles son sus ventajas, cómo se está logrando y mucho más. Este es un tema sumamente necesario, ya que la contaminación del medio ambiente es un tema en el tope, que se debe tratar de manera inmediata si se quiere realizar un impacto positivo a corto y largo plazo. ¡Acompáñanos hasta el final!

¿Qué es la gestión de desperdicios industriales?

Como consecuencia de un rápido desarrollo a nivel industrial en los países del mundo, el medio ambiente se vio sujeto a efectos de riesgos y crisis que lo han deteriorado en la última década. La contaminación es un factor negativo que genera problemas a la sociedad en general, por lo que muchas organizaciones se han visto en la obligación de tomar cartas en el asunto. A través de regulaciones más rígidas y aplicaciones de las normas ambientales de convivencia.

Es ahí donde nace la gestión de desperdicios industriales, una forma de reducir la contaminación y el impacto negativo que tiene la industria en el medio ambiente. Esta gestión incluye minimizar agentes de contaminación, como los desechos en aguas subterráneas, deterioro de la calidad del aire a través de los depósitos tóxicos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cuáles son los desperdicios industriales?

Se considera desperdicios industriales a todos aquellos subproductos en los procesos de transformación y fabricación de un área en general. Estos procesos incluyen a las actividades mineras y su transformación de materiales. Son convencionales y peligrosos. Actualmente, las actividades industriales son las principales fuentes de producción  mundial de desperdicios contaminantes.

gestión de residuos industriales

De hecho, algunos de estos desperdicios son radioactivos, que se definen por su actividad química o características altamente toxicas, explosivas y corrosivas. Representando un peligro tanto para el medio ambiente, como para la salud humana en general.

Algunos investigadores han relacionado directamente la generación de los desechos con el tamaño de la población, y las diversas actividades que estos llevan a cabo. Es decir, mientras mayor sea la población de una ciudad o un país, mayor serán las actividades industriales que se lleven a cabo.

¿Cuáles son las gestiones de desperdicios industriales?

Una de las prácticas más acentuadas para gestionar los desperdicios industriales, es el reciclaje. Desechos como el vidrio, plástico y papel son reciclables. Como tal, es labor de las industrias segregar estos desechos considerados de índole bio-degradables y peligrosos para la salud de los seres vivos en el planeta.

Para conseguir el objetivo, las empresas deben identificar primero cuáles son los materiales reciclables y establecer un sistema de recolección. Separando cada uno de los residuos por ramas. Esto puede hacerse comprando unas papeleras o contenedores reciclaje para las fábricas o empresas. También es necesario crear concientización en los trabajadores a través de programas y talleres de reciclaje sobre la conservación del medio ambiente.

También se puede emplear un relleno sanitario, que es un área contenedora donde los desechos se compactan entre sí y terminan enterrados bajo la superficie de la tierra. De manera segura, claro está. A medida que son enterrados, se van descomponiendo y finalmente degradando. De hecho, liberan una especie de gases que se pueden usar para generar electricidad en las industrias, e incluso combustible.

gestión de desperdicios industriales qué hacerEnterrar desperdicios en vertederos ha adoptado una forma rentable y segura de gestionar los desperdicios. Sin embargo, la única desventaja que tienen es que son muy limitados. Se encuentran elaborados de manera que acomoden un volumen específico de desperdicios.

También existen desechos industriales compostables que pueden manipularse para que sirvan como un buen fertilizante y abono. Los desperdicios que entran en esta categoría, son los alimentos, periódicos, hojas y cartón. Su naturaleza permite agregarse al suelo directamente o procesarse como un fertilizante que mejore los nutrientes que yacen en el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete gratis si eres amante de lo EcológicoVídeos, consejos, productos, naturaleza